¿Con qué sueñan los bebés? El papel esencial de los sueños para la mente

El papel esencial de los sueños en la construcción de la memoria infantil. ¿Con qué sueñan los bebés en los primeros momentos de sus vidas y cómo se desarrolla la actividad de los sueños a medida que envejecen? Diferencias con los adultos y cómo interpretar los comportamientos durante el sueño.

¿Con qué sueñan los recién nacidos? Esta es una pregunta que los nuevos padres suelen hacer sobre su bebé. El mundo de los sueños siempre ha sido un universo donde se cierne el misterio mezclado con la psicología, donde la parte inconsciente de cada ser humano encuentra su “salida” para analizar los acontecimientos de la vida cotidiana y los estados de ánimo reprimidos.

Pero cuando se trata de un recién nacido, la pregunta toma otra forma y la curiosidad sobre qué y cómo sueñan los bebés se vuelve mucho más compleja. Los estudios sobre los recién nacidos han demostrado que comienzan a soñar tan pronto como reciben los primeros estímulos del mundo exterior, y esto ya ocurre durante el embarazo.

El feto dentro del útero de la madre percibe sonidos, entonaciones de la voz de la madre, sensaciones táctiles, olfativas y gustativas vinculadas a la madre. Se ha concluido que la actividad onírica de un recién nacido que duerme 18 horas es cuantificable en un promedio de 6-8 horas. En última instancia, ¿con qué sueñan los niños?

El comportamiento de los niños cuando sueñan

A diferencia de los adultos, que caen en un estado “catatón-paralítico” cuando sueñan, los bebés se comportan de manera muy diferente cuando sueñan. Carece, en este caso, de la movilidad absoluta observada en el adulto. Por lo tanto, cuando ves a un bebé moviéndose y moviéndose durante el sueño, está soñando.

De hecho, un bebé que sueña aparecerá a los ojos de la madre y el padre como en un estado de agitación, con las piernas y los brazos moviéndose continuamente, las manos cerrándose y abriéndose y, a veces, incluso cortos llantos sofocados. Esta condición “agitada” se denomina “pavor nocturno”, es decir, un estado de temor nocturno del que los recién nacidos no presentan ningún rastro cuando se despiertan.

Estos son comportamientos que pueden preocupar a los nuevos padres pero que en realidad son bastante normales en un recién nacido.

Los bebés tienen 3 fases de sueño distinguibles:

  • lúcidos;
  • profundos;
  • activos o mejores conocidos como fase REM.

En la última fase (REM), los cerebros de los bebés exhiben una actividad eléctrica bastante similar a la de los adultos, pero sus músculos no parecen inmóviles. Además, la actividad REM aparece, como ya se ha mencionado, ya en el curso de la vida fetal y durante los últimos meses del embarazo el feto pasa cerca de dos tercios de su tiempo soñando.

Soñar ayuda a las mentes de los recién nacidos a crecer bien

Algunos neurocientíficos han llegado a la conclusión, a través de estudios realizados, de cómo los sueños de los recién nacidos actúan de manera crucial en la formación de la mente y en el fortalecimiento de la memoria.

En las primeras semanas de vida, un bebé sueña durante un promedio de 8 a 9 horas durante el sueño. Este largo período de sueño jugaría un papel fundamental en la construcción de la memoria. De hecho, durante el sueño se refuerzan:

  • recuerdos lingüísticos;
  • sonidos que constituyen nuevas palabras;
  • imágenes visuales;
  • asociaciones entre diferentes experiencias.

Así, los sueños generan una organización inicial de la masa indiferenciada de información que llega al cerebro del niño durante el día, asumiendo un importante papel biológico y psicológico en el desarrollo normal del propio niño.

Sin sueños, no se construiría una mente hecha de aprendizajes y experiencias importantes. La lenta disminución del número de horas invertidas en los sueños desde el momento del nacimiento hasta los 15 años corresponde, de hecho, a la finalización de la formación de la mente adulta.

¿Con qué sueñan los bebés?

Aquí llegamos al punto central: ¿con qué sueñan los recién nacidos? Una pregunta que hasta la fecha, los investigadores y los psicólogos infantiles aún no han dado una respuesta clara. Pero, algunos estudios científicos muestran que la actividad de los sueños en los niños es esencial para su desarrollo psicofísico.

Los sueños en la infancia, como especifica Freud, son al principio muy claros, cortos y coherentes. Su contenido suele ser transparente, aumentando su complejidad a medida que el niño crece, hasta que, en el grupo de edad de 5 a 11 años, llegan a la actividad onírica típica de la persona adulta.

Si hasta los 2 años es difícil para los niños explicar lo que soñaron, a los 3 años comienzan a contar sus sueños, aunque sólo sea ocasionalmente.

Según la investigación realizada por el psicólogo David Foulkes (el principal experto mundial en sueños pediátricos) y sus colegas, los niños de 4 ó 5 años describen sueños estáticos y simples, sin personajes que se muevan o actúen, con pocas emociones y sin recuerdos.

Estos sueños también pueden despertar al niño durante la noche, pero, en promedio, tienen poco contenido emocional: se refieren principalmente a los animales o representan a los padres en forma de animales. A menudo los niños de esta edad también sueñan con sus necesidades básicas, como la necesidad de beber o comer.

Después de los 5 años, los niños también adquieren la capacidad de contar sus sueños. Por lo tanto, escuchar la experiencia de los sueños de su hijo por la mañana y animarle a que represente sus sueños, por ejemplo con dibujos, es definitivamente la forma más fácil de entender la psique de su hijo aún más profundamente. Además, dibujar sus sueños y hablar de ellos puede ser un juego muy educativo.


Todo lo que debes saber acerca de la crianza de tu hijo

Salir de la versión móvil