Neonato

La regurgitación en el recién nacido: qué es, causas y remedios

En los primeros meses de vida, la regurgitación en el recién nacido puede preocupar a los padres. ¿Es una enfermedad real o un trastorno funcional en el recién nacido y el bebé? La opinión de la experta, la pediatra Maria Maranò.

En los primeros meses de vida, la regurgitación en el recién nacido puede ser motivo de preocupación para los padres. ¿Es una enfermedad real o una alteración funcional en los recién nacidos y los bebés? Pedimos a la experta, la pediatra Maria Maranò, que ayudara a las madres a comprender a su recién nacido con la serenidad adecuada, sin generar temores infundados.

Debe quedar claro que la regurgitación de pequeñas cantidades de leche en los recién nacidos se considera casi fisiológica y no debe preocupar demasiado a los padres. Si las condiciones generales de salud del bebé son buenas y el bebé está creciendo bien, por lo tanto, no hay motivo de alarma. Si, por el contrario, además de la regurgitación, hay tos excesiva, pérdida de peso, falta de crecimiento, llanto inconsolable y debilidad generalizada, es mejor ponerse en contacto con el pediatra. El reflujo gastroesofágico o una alergia a las proteínas de la leche de vaca podrían ser dos hipótesis de investigación.

Regurgitación neonatal: las causas

El reflujo gastroesofágico se define como la condición en la que el material alimenticio contenido en el estómago, a través del esófago, “vuelve” a la boca. Se trata de un vómito “involuntario” y se produce porque el esfínter esofágico inferior, que conecta el esófago con el estómago, permanece parcialmente abierto.

Este esfínter es un anillo muscular que actúa como una válvula que puede abrirse y cerrarse espontáneamente cuando se necesita. Después de que el material alimenticio pasa del esófago al estómago, la válvula se cierra, impidiendo así que el bolo alimenticio se eleve.

En los niños, especialmente en los bebés que nacen pequeños o prematuros, este anillo muscular puede ser todavía inmaduro. Hablamos, por lo tanto, de “cardias beante”, es decir, el anillo muscular que permanece abierto: a menudo ocurre durante el cambio de posición del niño. Durante los cambios de pañales o la hora de acostarse en posición horizontal, durante los eructos en posición vertical, el bolo alimenticio puede por lo tanto “elevarse”.

El Dr. Maranò no tiene dudas: es un fenómeno muy común que a menudo causa mucha aprensión en los padres. De hecho, se realizan numerosas visitas al pediatra para comprender las causas y consecuencias de la regurgitación y para disipar las dudas y los temores de que el bebé pueda ahogarse.

Sin embargo, en la mayoría de los casos se trata de un síntoma mecánico fisiológico y muy frecuente que no debe causar alarma si el bebé está creciendo bien.

Regurgitación abundante

Hay algunos signos que permiten comprender cuándo hay que preocuparse y cuándo no, distinguiendo si se trata de una regurgitación o de un reflujo gastroesofágico. El pediatra sugiere:

Si la regurgitación es modesta con pequeños bocados de leche y el bebé está creciendo regularmente, entonces el padre puede permanecer tranquilo.

Paradójicamente, de hecho, cuanto más voraz sea el bebé, más experimentará pequeñas regurgitaciones. Esto se debe al hecho de que la cantidad de leche ingerida es grande y, a veces, se toma demasiado rápido. La leche materna también es muy líquida y puede ser fácilmente rechazada tan pronto como el bebé se coloca en posición horizontal.

A medida que el bebé se desarrolla, el esfínter esofágico inferior también madurará y la regurgitación desaparecerá espontáneamente. A medida que el niño crece, de hecho, el esfínter se vuelve más capaz en su contracción y en su función como válvula muscular.

Además, a medida que el niño crezca, pasará a los alimentos semisólidos y sólidos y adquirirá una postura erguida durante las comidas, con considerables beneficios anti-regurgitación.

Lo que es diferente, en cambio, es la enfermedad de reflujo grastroesofágico (MRGE): una situación más importante que podría ser el preludio de una verdadera patología.

La regurgitación ácida frecuente puede conducir a la esofagitis, una inflamación de la membrana mucosa del esófago inferior que es fácil de reconocer gracias al comportamiento del niño. En este caso, de hecho, el bebé llora inconsolablemente cuando tiene que comer, tiene ataques de dolor, tiene un gran dolor e incluso se niega a alimentarse.

Por lo tanto, el bebé no está creciendo, con problemas de desnutrición que podrían ocultar alergias a las proteínas de la leche de vaca. En este caso, es necesario ponerse en contacto con el pediatra o con un especialista en gastroenterología infantil para realizar más investigaciones, una de las cuales es la pH-metría, el patrón oro actual para determinar la extensión del reflujo gastroesofágico en 24 horas.

Presencia de sangre en la regurgitación del recién nacido

Puede suceder que el bebé regurgite material alimenticio en el que se pueden ver algunas rayas de sangre. Esto puede ocurrir si el bebé ya ha desarrollado una inflamación del esófago (esofagitis) debido a fuertes y violentos reflejos nauseosos. Una condición que va más allá de la modesta regurgitación fisiológica de la leche y que indica la clara presencia de una inflamación ya en curso.

En este caso, es necesario ponerse en contacto con el pediatra inmediatamente porque la patología ya se ha manifestado y debe ser tratada adecuadamente.

El pediatra Maranò lo confirma:

Si encuentra vetas de sangre, es porque los pequeños capilares durante la regurgitación pueden haberse roto. Y por lo tanto han causado pequeñas manchas de sangre. En este caso, es aconsejable consultar al médico.

Otro caso que suele ser motivo de aprensión para los padres es la regurgitación acompañada del clásico cólico. Si esto dura un cierto tiempo y se repite en el niño junto con la alternancia de las evacuaciones intestinales o el estreñimiento o la diarrea, se debe prestar atención. Podría ser la antesala de una alergia que puede conducir a un trastorno gastroesofágico. Es mejor consultar al pediatra.

Regurgitación en el recién nacido: qué hacer

Un recién nacido que regurgita siempre crea aprehensión en la madre e incomodidad en el cuidador debido a los frecuentes cambios de ropa tanto del bebé como del adulto. Lo primero que no hay que hacer es ceder a la preocupación y al desánimo. La regurgitación de la leche en los recién nacidos es muy frecuente y, si el bebé está creciendo bien, tiene energía y apetito, no hay razón para preocuparse.

Si la regurgitación se produce junto con otros síntomas, en primer lugar el mal crecimiento del bebé, es aconsejable consultar al pediatra. Sólo después de un examen del bebé el médico recomendará investigaciones específicas y la consulta de un especialista. Esto puede ser necesario en el caso de una presunta alergia a la leche de vaca, posibles infecciones, reflujo gastroesofágico real o patologías que afecten a las vías respiratorias.

Cómo evitar la regurgitación en el recién nacido

Hay que tomar algunas medidas para tratar de reducir la regurgitación en el recién nacido. Se trata de remedios potenciales que se refieren principalmente a la posición y el tipo de leche ingerida.

  • Una buena práctica es inclinar el colchón de la cuna o la cama 20-25 grados a un lado de la cabeza. Esto puede hacerse colocando una manta plegada o una almohada especial anti-reflujo (almohada de cuña triangular) entre el somier y el colchón;
  • En el caso de los bebés voraces, se pueden dar cantidades más pequeñas de leche al recién nacido con mayor frecuencia;
  • En el caso de los bebés amamantados, es ciertamente necesario continuar con este tipo de lactancia porque es rica en beneficios para el bebé, sin asustarse si estos bebés tienen algún rechazo. También la alimentación con leche materna puede tener alguna regurgitación, ya que la leche materna es menos densa que la leche artificial que, en cambio, está en polvo.
  • Para los lactantes alimentados con leche de fórmula, existen en el mercado fórmulas especiales con espesantes naturales añadidos (almidón de arroz, por ejemplo). Estas leches formuladas, disponibles en las farmacias por consejo de un médico, se identifican como leches “para fines especiales”, incluidas las leches “AR” (antirresurgimiento). Estas formulaciones se espesan en el estómago creando un bolo difícil de regurgitar.

En cualquier caso, siempre es una buena idea que el padre o la madre pueda controlar sus preocupaciones para evitar que se transfieran al bebé. También la serenidad entre madre e hijo puede ayudar psicológicamente al bebé a no asustarse por la regurgitación, mientras espera que la pequeña perturbación pase definitivamente con el crecimiento dentro de unos pocos meses.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba