Archivo de la categoría: Niños

Higiene de los dientes del bebé

Unos dientes sanos son muy importantes para la salud general del bebé, la salud bucal viene relacionada con una nutrición adecuada, hábitos de higiene y controles periódicos con el odontólogo. Desde el momento del nacimiento hay pasos que podemos dar para promover unos dientes sanos y evitar las caries en los bebés, formar una buena costumbre alimenticia a temprana edad puede favorecer al niño a tener dentadura sana para toda la vida.

¿Qué productos usar?

Es bueno saber que los dientes de leche, también desarrollan caries que se deben cuidar y prevenir, de allí el hecho de que, se debe cuidar la dentición desde el nacimiento.

Para iniciar el cuidado de los dientes del bebé desde el nacimiento se recomienda:

  • Los padres deben cuidar su propia higiene bucal y evitar lo mayormente posible, transmitir sus bacterias bucales a los niños. Por esto se aconseja, no dar besos en la boca al bebé, no compartir cucharas, no limpiar el chupete en la propia boca, no compartir vasos, entre otros.
  • Para limpiar la boca del bebé, debes usar una gasa humedecida en agua o un dedil de silicona, debes limpiar suavemente las encías, la parte interna de las mejillas, y la lengua. Se recomienda hacerlo después de cada toma de leche.

A partir del primer diente, los niños deben usar:

  • Un cepillo dental pequeño o un dedil.
  • Pasta de diente con flúor, (en cantidad apropiada).

En el siguiente enlace, encontrarás más información acerca de: Los primeros dientes del bebé.

infocrianza.com

¿Cómo debe ser la pasta de dientes del bebe?

Es recomendable llevar al bebé al odontólogo alrededor de su primer cumpleaños, él les indicará la dosis de flúor y pasta dental indicada para que pueda mantener una buena higiene en los dientes del bebé. ¿Cuáles son las cantidades de flúor recomendadas?

  1. Entre los 6 meses y 3 años, se recomienda 1000 ppm (partes por millón) de flúor, y una cantidad del tamaño de un grano de arroz.
  2. A partir de 3 años, se recomienda la misma cantidad que la anterior (1000 ppm), pero ahora una cantidad del tamaño de un guisante.
  3. Los mayores de 6 años, necesitan 1450 ppm y cantidad como un guisante.

¿Cómo debe ser el cepillo de dientes del bebe?

Se estima que en la primera aparición de dientes, se debe usar un cepillo dental, pero ¿Cómo debe ser este?

Debido a que el niño aún no ha desarrollado la motricidad fina, el cepillo de dientes debe tener un mango grueso, el cabezal debe ser redondeado y los filamentos muy suaves con puntas redondeadas para un cepillado correcto y sin causar ningún daño.

La limpieza debe efectuarse con movimientos circulares y muy delicados sobre los dientes, lengua y encías, sin olvidar la parte interna de las mejillas.

Quizás te interese saber: ¿Cómo tratar las encías inflamadas del bebé?

infocrianza.com

¿Por qué es importante cepillarlo?

La salud dental es de gran importancia para la calidad de vida de una persona; y fomentar el cepillado a edades tempranas es vital para evitar enfermedades dentales durante la infancia y la adultez.

Las infecciones, caries y otros tipos de enfermedades bucales, pueden llegar a ser muy negativo, ocasionando dolor, nutrición deficiente y problemas de autoestima; por lo que, cuidar la salud bucal del niño ayuda a mantener una buena salud a nivel general.

Recomendaciones:

Las caries son consideradas la enfermedad crónica más frecuente en la infancia, por suerte se puede prevenir.

  • Usa las bebidas azucaradas lo menos posible, están muy relacionadas con el desarrollo de caries.  
  • Comer los menos posible: dulces, chucherías, galletas.
  • No deje a su bebé durmiendo con el tetero en la boca.
  • No colocar dulce en el chupete.

¿Por qué debemos aplicar el CONTROL PARENTAL? Beneficios, utilidades y más…

El internet es un sitio increíble, provechoso que además, incrementa los límites de tu imaginación, no obstante, incluye contenido no apto para todas las edades, por esto, es necesario el control parental, disponible para distintos sistemas operativos como android, Windows, Mac Os.

En un mundo donde los más pequeños están inmersos en la tecnología, es necesario supervisar la conducta de nuestros hijos en línea, pero esto no es todo, es también indispensable regular el tiempo que pasaran allí navegando en esta red.

Cada padre verá como necesario saber ¿qué se encuentra haciendo y viendo su pequeño en el internet?, sin embargo, la amenaza a la que se encuentran sumergidos estos niños dependerá de la edad que estos tengan.

Normalmente, los niños entre 5 y 11 años de edad se encuentran expuestos a los ciberacosos, por lo que, necesitan un control parental en niños, mientras que a partir de los 12, estarán propensos a encontrar a los depredadores sexuales hacia ambos sexos, necesitando entonces un control parental para adolescentes.

Lamentablemente, más del 50% de los niños que navegan en el internet no son supervisados; aún con el miedo que sienten muchas familias, parece importarles poco lo que sucede con los niños.

Lo cierto es, que muchas familias no poseen la capacitación tecnológica adecuada para realizar dicha tarea sin hacerlo de forma drástica.

Beneficios del Control Parental

Es necesario permitirles el tiempo de recreación a los niños pero bajo la supervisión de un adulto; de allí se origina el término de control parental”; son apps o softwares, que normalmente se instalan en dispositivos de propagación de información masiva, todas estas configuraciones puedes hacerlas desde la comodidad de tu móvil. Incluso si eres de las madres o padres que trabajan desde el hogar te será aún más fácil hacer el seguimiento.

Y aunque parece poco real que los padres puedan tener el control de todos estos, pues sí, cada día los dispositivos vienen con opciones preinstaladas para poder controlar y supervisar a los niños.

Puedes limitar infinidades de acciones, como por ejemplo:

  1. Limitar contenido de descargas.
  2. Limitar compras en línea.
  3. Negar accesos a páginas inapropiadas en la web.
  4. Mostrar contenido según rango de edades o contenido clasificado según categorías de A, B, C y más.
  5. Bloquear de manera instantánea el dispositivo que está usando el niño.

Así como puedes activar opciones como:

  • La Geolocalización, la cual te permite saber la ubicación exacta del niño.
  • Bloqueo de llamadas, si su preocupación es que los niños reciban o realicen llamada a un número desconocido, esta opción es la mejor para evitar este tipo de situaciones.
  • Control de aplicaciones, podrás bloquear programas y hasta las redes sociales en el dispositivo, si este no es el caso, sencillamente podrás regular el tiempo en ellas.
  • Control remoto; lo mejor, todas estas opciones podrás ejecutarlas y solicitar el informe de actividad desde la comodidad de tu móvil. 
Infocrianza.com

Estas son algunas de las opciones que nos pueden ofrecer ciertas aplicaciones y condiciones del control parental para android, Mac Os, Windows y más. Existen un sinfín de aplicaciones que pueden ayudarte a proteger a tu hijo, en el siguiente link te indicamos cuales son las mejores.

MEJORES APLICACIONES DE CONTROL PARENTAL.

¿Cómo criar niños independientes? Diversificación o auto diversificación

¿Con qué criterios se elige entre diversificación y auto diversificación? ¿Puede el niño ahogarse más fácilmente si come solo? ¿Conviene criar niños independientes? ¿Qué es mejor para tu hijo? Encuentra las respuestas en este artículo.

Diversificación o auto diversificación. ¿Qué queremos decir con cada término?

La transición gradual de la dieta del bebé desde la leche materna o la leche en polvo como único alimento sólido. Este proceso puede durar por lo menos seis meses, pero en algunos casos puede llevar varios años para un bebé amamantado.

Los primeros alimentos sólidos, a veces llamados alimentos complementarios, no están destinados a reemplazar la leche materna o en polvo, sino a complementarlos para variar gradualmente la dieta del bebé.

Podemos decir que un bebé se diversifica según el método clásico, cuando el proceso es guiado por los padres. En este caso, deciden cuándo introducir la comida, con qué empezar, cuánto tiempo proporcionar con la cucharadita de comida pegada, cuándo cambiar a alimentos más sólidos.

Te puede interesar saber: ¿Cómo identificar SÍNTOMAS de AUTISMO en mi hijo o hija?

infocrianza.com

Toda esta organización asume que el bebé come por separado de sus padres y come alimentos distintos a los demás. El papel del niño en este proceso es aceptar o, para horror de los padres, rechazar la comida.

En caso de la auto diversificación, el control está en los niños. Dan señales de interés en la comida, se alimentan solos; tienen acceso a la mesa para adultos y se les permite agarrar piezas de un tamaño y forma que puedan manejar fácilmente y también deciden cuánto comen o con qué frecuencia prueban la comida, es decir, son niños independientes de sus padres.

Los pros y los contras de la diversificación clásica

Si hablamos de diversificación en bebés, los padres se sienten más cómodos cuando tienen el control, hay tablas famosas con los alimentos adecuados a los 6, 9, 12 meses; la cantidad en cucharaditas en cada comida, el número de días hasta la introducción de un nuevo alimento, etc.

Luego, debido a que la cucharadita está en posesión de los padres, el proceso es algo limpio; al menos al principio hasta que el niño intenta tomar el control.

¡Reconoce! ¿Cuales son los síntomas de CÓLICOS en BEBÉS?

infocrianza.com

Por último, pero no menos importante, una aparente ventaja que en realidad es una seria desventaja para toda la familia, es que en este tipo de diversificación el niño come por separado de los padres.

Esto les permite poner sobre la mesa de los adultos lo que quieran, independientemente de si los alimentos son saludables o no, si contienen exceso de azúcar, sal o grasa o están muy procesados.

En cuanto a las desventajas, están relacionadas con la consistencia de los alimentos pasados. Específicamente, el puré no requiere masticación, por lo que este ejercicio falta durante la alimentación.

Los bebés que no reciben la comida hasta por un año pueden perder la oportunidad y no aprender a masticar bien los alimentos sólidos. Teniendo en cuenta que masticar no sólo es importante para la digestión, sino también para el desarrollo de los músculos faciales y el habla.

Otro problema es el papel mínimo del bebé. Cuando es alimentado por otra persona, no controla cuánto come ni qué tan rápido.

Te invitamos a leer sobre: ¿Qué es y, cómo tratar el ECCEMA en niños?

infocrianza.com

Ventajas y desventajas de la diversificación natural o auto diversificación (niños independientes)

Entre los beneficios, destaca el aprendizaje. Los niños que se alimentan por sí mismos son niños independientes y seguros, aprenden desde pequeños el aspecto de los alimentos, su textura, la consistencia y; por lo tanto, pueden reconocer lo suficientemente temprano los sabores que les gustan.

De ahí otra gran ventaja, que elimina el momento frustrante en el que el niño gira la cabeza frente a la cucharadita llena, justo al comienzo de la comida, es decir; el niño elige lo que le gusta de la mesa, no rechaza toda la comida. Además, manipular alimentos desarrolla la motricidad fina.

El niño que come en la mesa con los adultos también determina que los padres sean más cuidadosos en la elección de alimentos. Evitarán con mayor frecuencia la comida rápida, los alimentos fritos, las grasas y otros productos nocivos a cualquier edad.

Una desventaja de la diversificación natural o auto diversificación es la preocupación de otras personas, que pueden presionar a los padres que han decidido dejar el control en sus propias manos; así como el desastre que el bebé puede hacer en su ropa y en la mesa.

Mi bebé ronca ¿Es normal?

Mientras su hijo ronca, ¿se ha preguntado alguna vez si esto puede indicar una afección oculta o existe la necesidad de una intervención médica?. Si el bebé ronca asiduamente (más de 3 veces a la semana), y no está relacionado con un resfriado, no es nada saludable, afirman los pediatras, ya que podría ocultar enfermedades graves.

Pero, ¿todos los bebés roncan cuando duermen?

Durante el sueño, el bebé puede hacer todo tipo de sonidos diferentes, como silbidos, ronquidos, murmullos o balbuceos. El ronquido en los bebés es un problema muy común, a menudo benigno.

Se puede hablar de una situación que requiere la consulta de un médico cuando los ronquidos del bebé aumentan en intensidad y volumen.

Para mayor seguridad, si el bebé ronca, busque el consejo de su pediatra cuando acuda por primera vez para una consulta. El médico será la persona más adecuada para juzgar esta situación.

Te invitamos a leer sobre: MASTITIS ¿Qué la causa? y ¿Cual es el tratamiento a seguir?

infocrianza.com

¿Es normal que un bebé ronque mientras duerme?

Los bebés que roncan tienen vías respiratorias bastante estrechas y pequeñas y, a menudo, se bloquean debido a muchas otras secreciones. A medida que el bebé respira, el aire inspirado interactúa con las secreciones de las fosas nasales y el resultado es; los diferentes sonidos que escucha durante el sueño del bebé, incluidos los ronquidos.

En la mayoría de los casos, a medida que el niño crece, las vías respiratorias aumentan y el espacio interior no será tan restrictivo. Así, pasados los primeros meses de vida del bebé, notarás que los ronquidos comienzan a desaparecer.

Entonces, la mayoría de las veces, los ronquidos se detienen por sí solos. Si continúa y empeora, podría indicar una condición médica. Las enfermedades que provocan la obstrucción de las vías respiratorias e, implícitamente, los ronquidos son muy raras en los niños pequeños y pueden tratarse con ayuda médica.

A veces, los bebés pueden roncar debido a un resfriado o una alergia, debido al agrandamiento de las amígdalas o pólipos.

Te puede interesar saber: ¿Cómo prepararte para la llegada del bebé?

infocrianza.com

En algunos casos, los bebés roncan solo en la parte más profunda del sueño; lo que significa que los músculos del cuello se relajan mucho y emiten un sonido similar al de los ronquidos.

¿Cómo ayudar a un bebé que ronca?

Si roncar no indica ninguna condición, entonces hay algunos consejos que puede intentar para ayudar a su pequeño a respirar mejor durante el sueño y dejar de roncar.

– Utilice spray de agua de mar o solución salina. Busque consejo médico para usar sustancias que limpiarán mejor la nariz del bebé.

– Cambie su posición para dormir. Si su bebé ronca sin mocos, al igual que los adultos lo hacen solo en determinadas posiciones, por lo que puede intentar cambiar de posición durante el sueño.

Puedes leer también: ¿Cuando incluimos el hígado de pollo en la dieta del bebé?

infocrianza.com

– Utilice un humidificador. El aire muy seco de la habitación dificulta la respiración del niño, por lo que puedes intentar utilizar un humidificador o poner un poco de agua en el radiador, sobre todo en invierno.

– Elimina posibles alérgenos. Una posible alergia puede ser el detonante de los ronquidos y es recomendable deshacerse de todos los alérgenos de su habitación lo antes posible, es decir, todas las alfombras, cortinas que puedan retener polvo y moho o mascotas.

– La cabeza del bebé debe estar levantada en un ángulo de 45 grados, lo que significa que debajo del colchón o, mejor dicho, debajo de la cuna, debemos colocar un objeto que cambiará su posición para dormir.

¿Cómo quitarle el chupete al bebé?

Son pocos los bebés que rechazan usar el chupete como medio de “reconciliación” o de relajación en las múltiples situaciones estresantes que surgen tras el primer contacto con el mundo. Pero, así mismo, son pocos los que terminan por dejarlo voluntariamente. Es por ello que, saber como quitarle el chupete al bebé se vuelve tan estresante para muchos padres.

Todo el mundo tiene derecho a una opinión, pero si te encuentras en un grupo de madres y este tema se abre (sin duda sucederá), es bueno saber que hay pros y contras, para que puedas apoyar más fácilmente tu punto.

Pensando en ello, a continuación, compartimos contigo algunos de los principales pros y contras del uso de chupetes en los bebés:

Pros

Cuando succiona, el bebé se calma y se relaja. Como no siempre tienen el pecho de su madre a su disposición, algunos quedan satisfechos con el chupete. Por esta razón, es bueno tener uno a mano para los siguientes tipos de situaciones.

Te puede interesar: ¿Cómo elegir el chupete adecuado para mi bebé?

infocrianza.com
  • Agitación. El chupete puede distraerlo y calmarlo cuando está molesto.
  • Dormir. Si el niño se despierta a menudo usa un chupete. Esto lo calma y lo ayuda a conciliar el sueño nuevamente.
  • Síndrome de muerte súbita del lactante. Los médicos dicen que los bebés que tienen un chupete en la boca están menos expuestos al síndrome. Una teoría es que el chupete inmoviliza la lengua.

Existe gran cantidad de información acerca del síndrome de muerte súbita del lactante; muchos expertos aconsejan que el bebé debe dormir siempre boca arriba, y no de lado o boca abajo; pero no sólo sucede por este factor, existen otros como ambientales y físicos del bebé que contribuyen a la causa. Ya hablamos más acerca del SMSL aquí: ¿Qué es el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante?

Contras

Los chupetes imitan el pecho, pero, por supuesto, los bebés no saben lo que eso significa. Debido a esto, pueden tener problemas cuando se trata de un seno real o cuando tienen que renunciar a uno falso. Estos son algunos de los problemas que puede ocasionar el uso de chupete:

  • Problemas con la lactancia. Los chupetes son la causa del destete temprano. Para recibir la leche del pecho, el bebé debe hacer un esfuerzo, lo que no sucede con el uso del chupete.
  • Problemas dentales. Usar un chupete después de los dos años puede aumentar el riesgo de malformaciones en la mandíbula.
  • Adicción.

Aprende: ¿Cómo saber si mi hijo o hija tiene autismo?

infocrianza.com

¿Cómo quitarle el chupete al bebé?

Tanto para los niños como para los padres, se hace una tarea realmente compleja quitarle el chupete al bebé sin algo de drama; sobre todo a la hora de dormir.

Sin embargo, tu hijo o hija ha crecido y piensas quitarle el chupón, pero no sabes cómo hacerlo. ¿A qué edad debo quitarle el chupón?, ¿Cómo manejar el drama?.

Quitar el chupón puede hacerse de dos simples maneras, una drástica y la otra con paciencia y calma. Tú conoces a tu hijo y sabrás cómo llevarlo; pero si aún no has iniciado con ninguna de las dos maneras, aquí te aconsejamos para que elijas alguna de las dos.

Uso del chupete en niños menores de 18 meses de edad.

Estos son considerados los de mayor facilidad a la hora de retirar el chupón. Resulta el desaparecer los chupetes del hogar y simplemente decirle que se dañó. Cuando el pequeño llore deberás calmarlo, acurrucarlo, y esperar que se calme. Tranquila, ten calma, es cuestión de días para que no vuelva a recordar el chupete.

Uso del chupete en niños mayores de 18 meses de edad.

El carácter de cada niño es diferente, existen niños adaptables al cambio, por lo que al quitarle el chupete, simplemente lo recordarán y pedirán, sin embargo, no armaran berrinches por él.

También te invitamos a que leas sobre: Los primeros dientes del bebé.

infocrianza.com

Para los niños con alto grado de inquietud te aconsejo tener la mayor paciencia y serenidad; puedes retirarle el chupón comentandole que esta mayorcito y por ende no necesitará más el chupón; puedes decirle que simplemente el chupón lo extravió y que no habrá más chupete, o en su defecto puedes ir dañando su chupón recortando poco a poco la goma de éste hasta convencerlo que ya no puede usarlo.

¿A qué edad quitarle el chupete al bebé?

Es recomendable que el bebé use el chupón hasta la edad máxima de los dos años. ¿Por qué?, los bebés al pasar gran tiempo con el chupón desarrollan problemas con la posición de los dientes generando lo que se conoce como ‘Mordida Abierta’.

Además, debido a que mantienen el chupete en la boca se cohíben de emitir palabras y comunicarse con el resto de los niños.

¡Ánimo, tu bebé es capaz de afrontar la situación!

Primeros dientes del bebé

Cuando nos convertimos en padres deseamos que nuestros pequeños no sufran por nada, nos encontramos atento a cada detalle que pasa en su entorno. Sin embargo, todo se mantiene tranquilo hasta la llegada de los dientes del bebé.

Pero, ¿Cuando salen los primeros dientes del bebé?; a partir de los 3 meses los bebés inician una nueva experiencia dentro de su boca, ellos generan más saliva e inician la exploración con sus manos. Pero es a partir de los 6 meses de vida que frecuentemente inicia el proceso de dentición.

Las encías sensibles y el dolor que le dan los dientes harán que el bebé se encuentre en unas condiciones no muy agradables. Notarás inmediatamente los cambios, ¡pero mantén la calma! Todo pasará en cuanto terminen de salir los dientes.

Te puede interesar: ¿De cuál de los padres los bebés heredan su inteligencia?

infocrianza.com

Entonces, ¿qué cambia en el bebé cuando los primeros dientes comienzan a salir?

Tiene otras preferencias alimenticias

Debido a que le duelen las encías, su pequeño preferirá comer alimentos muy bien cocidos en una cantidad muy pequeña. Es normal, teniendo en cuenta que está atravesando un estado poco agradable. A veces se niega a comer o beber.

Sería recomendable darle comida un poco más fría para aliviar su dolor. Puedes hacer un puré de frutas que pones en el congelador y lo das como helado. Cuando el dolor pase, volverá a la comida sólida y querrá picar bocadillos adaptados a su edad.

Muestra signos de un resfriado

La aparición de los dientes se manifiesta por síntomas similares al resfriado: fiebre (no muy alta), enrojecimiento de la garganta, a veces diarrea. Es recomendable acudir al pediatra para un chequeo para ver si realmente los dientes son la causa. La visita al médico es tanto más indicada cuanto que la fiebre no pasa en 3 días y supera los 38 ° C.

Está muy irritable

La incomodidad creada por la aparición de los dientes vuelve al niño muy irascible. Lo mejor, en estos casos, es el cariño y la dulzura. Por ello, sosténlo en tus brazos, acarícialo, bésalo y asegúrate de que estás ahí para brindarle el consuelo que necesita.

También te invitamos a leer sobre: ¿Cómo quitarle el chupete al bebé sin drama?

infocrianza.com

Saliva excesivamente

Cuando el niño empieza a salivar en exceso, está claro que le están saliendo los primeros dientes. A partir de aquí, aparecerán irritaciones, sobre todo si la saliva es excesiva y no siempre consigues limpiarla.

Dormirá menos

La presión sobre las encías y el dolor harán que el bebé se duerma con dificultad y se desmaye con bastante frecuencia durante la noche. Además, la falta de sueño lo volverá aún más irritable durante el día.

¡Ten calma!, no te desesperes, aunque pueden sonar muy fácil estas palabras, realmente se vuelve un trabajo agotador para muchas madres, ya que el grado de dolor no es el mismo para todos los bebés.

¡APRENDE! ¿Cómo calmar las naúseas en el embarazo?

infocrianza.com

Si tu bebé presente mucha irritabilidad y sospechas que es por lo dientes, consulta a su pediatra, existen medicamentos para aliviar su dolor y poder calmar su ansiedad en esta etapa de descubrimiento.

Además de los medicamentos, es muy aconsejable tener a mano los famosos “rasca encías”; existen un sin números de ellos, de todas las formas y colores; sin embargo, eso no es lo que realmente importa.

Lo que debemos tener en cuenta es que sean resistentes a caídas, que el material no dañe las encías de nuestros bebés y que además puedan introducirse en el refrigerador a tomar un poco de frío para aliviar la molestia del bebé.

¿Cómo saber si mi hijo o hija tiene autismo?

Puede ser difícil saber si su hijo tiene autismo porque, hasta cierto punto, puede comportarse como cualquier otro niño. Si bien, en los últimos años, el diagnóstico de autismo se realiza desde una edad temprana, todavía son muchas las situaciones en las que los niños reciben este diagnóstico alrededor de los 3 o 4 años.

Además, más allá de la opinión médica, que en la mayoría de los casos es solo una confirmación oficial de las sospechas de los padres, son estos últimos quienes comienzan a cuestionarse incluso antes de que sus pequeños cumplan los 18 meses. En algunos casos, los signos de autismo pueden detectarse hasta que el niño tiene un año.

Cuanto antes comience el tratamiento un niño con autismo, que en realidad es la terapia ABA, mejor, porque sus posibilidades de recuperación y de vivir una vida independiente aumentan considerablemente. Si nota alguno de estos signos o tiene alguna duda sobre su desarrollo, es recomendable hablar con un médico lo antes posible.

¿Cómo saber si un bebé menor de 12 meses tiene autismo?

  • No le es interesante mirar caras diferentes.
  • No te mira a los ojos, no sonríe y parece mirar a través de ti.
  • No siempre reacciona a los sonidos circundantes. No responde cuando lo llama por su nombre, no gira en la dirección desde donde se escucha un sonido o no se asusta cuando se escucha un ruido fuerte. En otros casos, sin embargo, su audición es muy buena.
  • No le gusta ser tocado o abrazado.
  • No le interesan los juegos comunes.
  • No muestra signos de que pronto empezará a hablar.
  • No suele hacer gestos con las manos.

Síntomas de autismo en niños y niñas de 12 a 24 meses:

  • No usa gestos. No asiente con la cabeza ante un “sí” o un “no”. No saluda cuando se va o señala las cosas que quiere.
  • No muestra ningún interés en las cosas que le rodean. Entre los 14 y los 16 meses, la mayoría de los niños señalan con el dedo para llamar su atención.
  • No habla sino hasta los 24 meses o después.
  • Pierde sus habilidades verbales o sociales. Si hace unos meses había comenzado a murmurar para sí mismo o decir algunas palabras o mostrar interés por la gente, ahora no está haciendo estas cosas.
  • Se retira a su mundo y no permite que la gente acceda a él.

Síntomas de autismo en niños y niñas mayores de 2 años:

Para saber si tu hijo tiene autismo deberás prestar atención a los siguientes síntomas.

  • Empieza a hablar tarde y tiene problemas para decir lo que necesita. Algunos niños con autismo no hablan en absoluto, mientras que otros pueden hablar pero no pueden mantener una conversación.
  • Habla diferente. Puedo hablar más bajo que otros niños o en un tono mucho más serio. Puede usar una sola palabra en lugar de una expresión o puedo repetir una palabra o frase una y otra vez. Es más probable que repita una pregunta a que la responda.
  • No parece entender lo que se le dice. No responde a los nombres o no puede seguir instrucciones simples. Puede comenzar a reír o llorar cuando no está bien.
  • Se enfoca en un solo objeto o una parte particular de un juguete.
  • No imita lo que ve a su alrededor. Rara vez te imita y no le interesan los juegos que incluyan imitaciones.
  • Le gusta jugar solo. No le interesan los otros niños que lo rodean y no comparte juguetes.
  • No le gustan los cambios.
  • Juegan de manera diferente con los juguetes. Por ejemplo: dedica mucho tiempo a poner las cosas en un orden determinado.
  • Se golpea o se muerde.
  • Es muy sensible a diversos estímulos externos. 
  • Duerme mucho y a menudo se despierta durante la noche.

Cabe aclarar, que si tu hijo cumple alguno de estos síntomas no necesariamente debe de ser autismo, pero si que podría ser una señal a tener en cuenta. Sobre todo si se presentan muchos de estos síntomas.

Actividades para bebés de 9 meses. ¿Cuáles son los mejores juegos?

Actividades para bebés de 9 meses. Siempre que sea posible, debemos dar a los niños la oportunidad de jugar, interactuar, explorar y adquirir nuevas habilidades. 

Pensando en ello, a continuación, compartimos las mejores actividades para bebés de 9 meses de edad?

¿Qué esperar de un bebé de 9 meses?

A los 9 meses, los niños comienzan a gatear, incluso en las escaleras.

Los bebés de 9 meses pueden cambiar fácilmente de posición, de gatear a estar de pie, especialmente si se aferran a algo.

Se mejoran las habilidades motoras finas para que puedan levantar juguetes pequeños.

Pronuncia sílabas.

Entiende mucho de lo que hablas.

Puede sentarse sin ayuda.

Puede interesarte: Como combatir el nerviosismo en los niños

¿Qué actividades podemos hacer con un bebé de 9 meses?

Escondite con juguete

Tome un juguete que haga un maullido, haga el ruido y escóndelo en la parte de atrás. Deja que el bebé la busque. Este juego estimula el desarrollo cognitivo.

Jugar con una pelota

Haga rodar una pelota de tamaño mediano hacia el bebé, vea si la detiene o no. Anímelo a que la devuelva. La actividad contribuye al desarrollo de la motricidad gruesa; además, le enseña a esperar su turno e imitar.

Aplaude y canta

Los bebés aplauden a los nueve meses, por lo que pouede ser una buena idea el cantar y enseñarles a seguir el ritmo. Esto, ayuda a los bebés a coordinar, controlar sus músculos y ganar coordinación ojo-mano.

Jugar en el agua

Durante la noche, el niño puede aprender y jugar con pompas de jabón; lo que desarrolla la coordinación ojo-mano.

Paseo en cochecito

Es una de las actividades más importantes para un bebé de 9 meses. Puedes dar un paseo por la calle o por el parque. Deja que el bebé mire a la gente, los perros ladrando, los árboles. Estas actividades al aire libre ayudan con la integración sensorial.

La lectura, una de las mejores actividades para bebés de 9 meses

Los bebés realmente se benefician de las historias que les leemos. Para ello, trata de de modular la voz mientras lees.

Estrés infantil: cómo reconocer y combatir el nerviosismo en los niños

Cada vez oímos más a menudo sobre el estrés infantil: averigüemos qué es, cuáles son los síntomas y los remedios para combatir el nerviosismo en los niños con la psicóloga Daria Russo.

Los estímulos externos pueden causar a su hijo lo que se conoce como estrés infantil. El comportamiento difícil, las rabietas, el nerviosismo y el llanto incontrolable pueden considerarse alarmas en los niños. ¿Pero es posible sufrir de estrés desde una edad temprana? ¿Qué causa esta tensión física y emocional? ¿Cómo podemos reconocerlo y combatirlo?

Para entender más, le hicimos nuestras preguntas a la Dra. Daria Russo, psicóloga clínica, profesora de hipnoterapia y cofundadora del centro The Nest a Roma.

Estrés de la infancia: ¿qué es?

El estrés de la infancia es la respuesta física y emocional a una serie de condiciones y agentes externos que agotan al niño. Exactamente lo que sucede para el adulto, aunque las causas son en su mayoría diferentes. Últimamente, es cada vez más común oír hablar de ello porque, explica el Dr. Russo:

Hay muchos padres que consideran que el comportamiento de sus hijos es incontrolable. No saben reconocer las señales de comunicación de la incomodidad, que son similares a las de los adultos: desde momentos de extrema ansiedad hasta ataques de pánico. Lo mismo ocurre, si no en mayor medida, en el niño, que acentúa su malestar porque no puede explicar el síntoma.

Estrés en la infancia: causas y síntomas

Si a menudo el ambiente de trabajo, las tensiones sociales o de pareja pueden ser una fuente de estrés en los adultos, en los niños los estímulos externos que causan esta patología son otros.

Ya en el embarazo, de hecho, debe ser cautelosa y sobre todo tranquila. Vivir los 9 meses con ansiedad y nerviosismo continuo no es bueno para el feto.

Todos los niños pueden estar estresados, porque el estrés infantil afecta a todas las edades, desde el nacimiento. Aunque parezca difícil, ya en el vientre de la madre el bebé siente la ansiedad de los padres y, de hecho, el estrés. Generalmente es el padre quien causa la ansiedad, porque no sabe qué hacer en varias situaciones, desde cambiar pañales hasta bañarse. El bebé, para llamarlo, llora y, para ver sus necesidades satisfechas, llora aún más fuerte, estresándose.

Los bebés, por lo tanto, pueden estar nerviosos desde el nacimiento, pero el estrés infantil es más fácilmente reconocible como nerviosismo en niños mayores, como de 7 y 8 años. De hecho:

La relación con otros niños, en algunos casos, es una fuente de estrés infantil. Los niños que siempre han estado en casa, tal vez con su abuela o su niñera, no saben cómo manejar contextos como el jardín de infantes. Por eso es importante llevarlos al parque, dejarlos jugar con otros niños para crear relaciones. Entre las otras causas hay una tensión con respecto a las expectativas, que se expresa mejor con el concepto “mi hijo debe saber hacer todo”. El niño que no puede hacer frente a las diversas situaciones, desde la escuela hasta las miles de disciplinas y deportes en los que los padres los inscriben, está nervioso y agotado. Añade a eso el estrés de la baja autoestima. Todo lo que los niños se ven a sí mismos fallando o son incapaces de hacer, no aumenta su autoestima y no les ayuda a desarrollarla.

Entre las causas también debemos considerar los comportamientos de los padres, que crean una verdadera competencia con los demás, una competencia que tiene a sus hijos como peones. Esto sucede especialmente durante la edad escolar, cuando observan y comparan las calificaciones de su hijo con las de otros niños “mejores”. El hecho de que un niño no obtenga todas las A’s no debe ser una fuente de estrés ni para los padres ni para el niño. Además:

El adulto que dice frases como “no puedes hacerlo” y “no eres capaz” no anima al niño, sino que le comunica que no es apto para hacer una determinada actividad, haciéndole sentir incapaz.

Síntomas: ¿cómo reconocerlos?

¿Pero cómo puedes saber que un niño sufre de estrés infantil? Hay que reconocer los síntomas, que son de naturaleza somática, confundidos muchas veces como espías de otras enfermedades: “Dolores de cabeza, dolores de estómago y, en las peores situaciones, tartamudez, ataques de asma, que a menudo se interpretan como alergias.

Estrés infantil: los remedios

Antes de considerar las curas y los remedios, es necesario hablar de la prevención. Los padres pueden participar en reuniones con expertos para entender cómo tratar a su bebé, incluso antes de que nazca. El objetivo es prepararlos para que reconozcan los elementos clave y aprendan a manejar las situaciones. “Perderse en el llanto del bebé está mal”, advierte el Dr. Russo.

Terapias recomendadas

En caso de que no pueda comprender que el niño sufre de estrés infantil, debe recurrir a la terapia. Para ello, el psicólogo debe tener en cuenta en primer lugar la edad del niño, para identificar el mejor enfoque a utilizar.

La terapia sistémica, en la que también participa la familia, requiere que los padres asistan a cursos de crianza para entender y aprender las herramientas apropiadas y también para poder hablar el mismo idioma que sus hijos. La terapia lúdica con los niños es otro tratamiento que se puede probar, que implica el dibujo y la narración de cuentos, que resultan ser herramientas a través de las cuales los niños pueden desahogarse y permitir que se sientan en el centro de atención, por lo tanto, escuchados y comprendidos.

No todos los niños saben cómo explicar lo que sienten y lo que les causa incomodidad y frustración. Es difícil para ellos encontrar las palabras adecuadas para describir lo que está mal y, precisamente por eso, es necesario proporcionar las herramientas adecuadas para poder descifrar los problemas y, explica el experto, “poder manejar la sensación de pérdida de control, el estrés y la ansiedad fuera del entorno terapéutico”.

Consejos para los padres

Concluimos con una serie de consejos que los padres pueden poner en práctica fácilmente cuando su hijo sufre de estrés infantil.

Saber pedir ayuda, cuestionarse de forma más constructiva y no destructiva con sentimientos de culpa, ira y frustración. Encontrar momentos para que puedan manejar mejor incluso situaciones frustrantes con sus hijos. Reducir las actividades extracurriculares y enseñar a sus hijos la importancia de vivir la vida al máximo, incluso si están aburridos, encontrar tiempo de calidad para pasar con sus hijos, ayudarles y no juzgarles cuando no cumplen sus expectativas.

Berrinches de los niños: 5 reglas de oro para manejarlos con éxito

Cómo lidiar con las rabietas de los niños, desde recién nacidos hasta los 3 años: si no quiere dormir, si siempre dice que no, si no quiere vestirse, si llora y grita en las tiendas o si siempre quiere estar frente al televisor. Consejos útiles para aprender a calmar y resolver el berrinche con serenidad y autoridad.

Aprender a lidiar con las rabietas de los niños puede parecer a veces una tarea hercúlea incluso para los padres más tranquilos. Porque un niño que hace un berrinche está fuera de control: gritos, llantos y lágrimas, correr (de los niños) y perseguir (de los padres) en lugares públicos, quizás con mil peligros alrededor.

La sensación de frustración y estrés de las madres y los padres aumenta drásticamente y, a veces, se descarga directamente sobre los propios niños.

Hay métodos y estrategias para que todo vuelva a la normalidad, aunque siempre hay que recordar que las rabietas son parte del crecimiento natural del niño. ¡Y así es!

¿Qué representan las rabietas de los niños?

Argumentativo, terco, obstinado, rebelde, subversivo. ¡Casi a propósito! Los niños que hacen berrinches tratan de expresar una necesidad que tienen y usan la forma más espontánea que pueden para demostrarla. La rabieta es, a todos los efectos, una forma de comunicación disponible para el niño. De hecho, ningún niño hace un berrinche cuando está solo. Los berrinches encuentran su razón de ser en la relación con el otro. Además, los berrinches casi siempre surgen por “razones fútiles” detrás de las cuales siempre hay una razón consistente que merece ser entendida y tomada en consideración.

Detrás de las rabietas, de hecho, se encuentra la maduración de la necesidad de los niños de afirmar su autonomía. Los niños hacen berrinches porque crecen, toman conciencia del mundo que les rodea, descubren y desarrollan roles y relaciones dentro y fuera de la familia, y comienzan a descubrir su propia identidad. Esta delicada transición tiene lugar precisamente a través de una herramienta muy poderosa a su disposición: la rabieta.

De hecho, las rabietas se producen con mayor frecuencia entre los 2 y 3 años de edad, y luego en la adolescencia temprana. Estas son precisamente las dos principales etapas de desarrollo en las que se percibe y se manifiesta de manera perturbadora la necesidad de independencia. Se trata de tomar conciencia de la voluntad de afirmar las propias necesidades y de tener, en cierta medida, los medios para hacerlo.

Afirmar una necesidad significa ser reconocido en la propia identidad y autonomía, comenzar a percibirse a sí mismo y ser percibido como una persona por derecho propio, independiente.

En esencia, se siente una necesidad y se intenta hacerla valer. Intrapresencia, autonomía, espíritu de independencia, instinto de descubrimiento, socialización, intercambio relacional, reglas: todos estos son conceptos que a veces se pueden demostrar con una rabieta.

Estrategias y métodos para el manejo de las rabietas en los niños (12-36 meses)

Los niños de 1 a 3 años han adquirido sus primeras autonomías: pueden caminar solos, son capaces de hacerse entender con palabras, han aprendido a conocer y reconocer las actitudes y emociones de sus padres. A partir de estos tres puntos fuertes de su hijo puede resolver las rabietas más comunes.

Berrinche #1: “No, no quiero”.
Regla de Oro #1: Racionalidad

La clara negativa a hacer algo a menudo resulta en una clara negación, en un llanto incontrolable y en que el niño se “congele” y no se mueva de donde está, tanto que hay que levantarlo como una bolsa pesada. Lo primero que hay que hacer es llevar todo a lo razonable y luego explicar con calma por qué es necesario llevar a cabo la actividad en cuestión. El ejemplo típico es la relación entre los niños y los medicamentos (tomar jarabe, medir la fiebre).

La rabieta hecha de gritos, llantos, patadas y puñetazos puede ser resuelta con racionalidad. Lleve al niño a un lado, explíquele por qué se siente enfermo, ofrézcale la oportunidad de sentirse mejor tomando el medicamento en cuestión, cuando sea posible “modifíquelo” (con zumo o puré de frutas, por ejemplo) haciéndolo más dulce, curioso y divertido. Explicar el por qué de las cosas es siempre gratificante.

Capricho nº 2: “¡Pero yo lo quiero!”
Regla de Oro #2: Suave firmeza

La voluntad decidida de su hijo encuentra su mayor expresión en la perturbadora frase “¡Lo quiero!” repetida de forma iterativa, con un tono de voz exponencial y lágrimas de llanto. A menudo ocurre en las tiendas, delante de muchas otras personas, de modo que el niño, para ser más notorio por el padre, además de gritar con lágrimas, también decide tirarse al suelo.

La estrategia a adoptar en estos casos es sólo una: ser dulce, pero ser firme. Nunca dé nalgadas, grite en la cara, regañe en voz alta a su hijo porque no es por los demás por lo que tiene que ser entendido (malo), sino sólo por su hijo (bueno) de una manera incisiva y positiva. Un tono de voz dulce pero firme, una mirada severa pero comprensiva, acciones concretas y siempre educadas le ayudarán a salir del atolladero del momento y a convencer a tu hijo de que se rinda. Hasta la próxima juguetería, por supuesto.

Capricho #3: Ella no quiere vestirse por la mañana
Regla de Oro #3: Comprensión

Ir a la guardería temprano en la mañana puede ser incómodo para un niño pequeño, aunque es necesario si los padres trabajan y no tienen una persona de confianza para cuidarlos durante el día. Puede suceder que el niño haga un berrinche por la mañana haciendo que “vestirse” sea un gran esfuerzo. Empieza a saltar de un lado a otro de la cama, corre alrededor de la casa o se acuesta en el suelo, se esconde detrás de las puertas. El niño probablemente preferiría estar en casa con su madre que en el frío para ir a la guardería.

La mejor regla para manejar esta “solicitud” es la comprensión. Le pasa a cualquier padre que se despierta todavía cansado y no tiene ganas de salir al frío, subirse al coche y conducir al trabajo, pasar 8 horas con extraños. Lo mismo ocurre con los niños, pero con una diferencia abismal y muy importante: son pequeños y todavía tienen una necesidad extrema de atención materna y, en general, parental.

Sentarse por un momento en la cama junto a ellos, abrazarlos, animarlos acerca de su amor por ellos, abrazarlos, decirles que entiende sus emociones, explicarles por qué sus padres van a trabajar y asegurarles que usted será lo más rápido posible para recogerlos de la guardería es la clave correcta para resolver la situación de una manera amorosa.

Capricho #4: No se va a dormir
Regla de Oro #4: Serenidad y Ritualidad

Las rabietas antes de acostarse son muy comunes y son una fuente de agotamiento agotador para los padres. Hay algunos niños que literalmente “luchan contra el sueño” cuando sienten que el cansancio se acerca. Lloran inconsolablemente, o permanecen despiertos y alerta incluso cuando las luces están apagadas porque no aceptan la llegada de la hora de dormir con alivio. A menudo estos niños también lloran cuando se despiertan.

La regla para resolver esta situación es crear un ambiente sereno y relajado, adoptando algunos “rituales” que ayuden al niño a percibir la hora de dormir como una parte natural del día en lugar de un evento a rechazar. Cepillarse los dientes, ponerse el pijama, leer un cuento de hadas, dejarle meter las sábanas y, finalmente, darle un beso de buenas noches puede ser un “ritual” de bienvenida.

Capricho #5: Quiere estar frente al televisor o en tu celular todo el tiempo.
Regla de Oro #5: Sociabilidad

Cuando enciende la televisión o coge un teléfono móvil, su hijo deja de relacionarse con el mundo y se vuelve casi dependiente de las herramientas digitales. Es obvio que esto no es bueno por varias razones: todavía es demasiado joven para el teléfono móvil, ver la televisión durante demasiado tiempo es malo para él, tenemos que ver la calidad de los dibujos animados.

Más sencillamente, el niño hace una “rabieta digital” porque no se dedica a otras actividades más adecuadas a su edad y siente un vacío que no sabe cómo llenar.

La solución se aplica llenando el vacío. Ofrecer una alternativa sociable es siempre la alternativa correcta al teléfono móvil: un juego para jugar juntos, un vertido de harina mientras mamá carga el lavavajillas, una salida al parque. Nunca molestes al niño haciéndole sentir ansiedad mientras está viendo la televisión. Es mejor dejarle entender cómo piensa organizar el día. “Ahora mira este muy bonito dibujo animado, luego cuando termine apagaremos la televisión e iremos a jugar juntos” será la frase más adecuada para la situación que el niño pueda escuchar de un padre.

Estrategias y métodos para controlar las rabietas en los lactantes (0 a 12 meses)

Los bebés son “personas muy pequeñas” con necesidades importantes que aún no pueden expresar a través del lenguaje hablado. Sin embargo, hablar de berrinches en los bebés puede ser prematuro. Los bebés de 0 meses a poco antes de cumplir un año tienen necesidades y requerimientos que deben ser considerados como tales, y no confundirlos con vicios o berrinches.

Acunar a un bebé en tus brazos, acariciarlo, acariciarlo, tomarlo en tus brazos si llora son manifestaciones paternales instintivas, y sobre todo maternas, que sirven para cimentar el vínculo con mamá y papá desde los primeros meses de vida. El bebé necesita sentir la presencia de sus padres y, si llora, la razón se encuentra en una necesidad del momento, no en un capricho.

Esas manifestaciones, comúnmente llamadas “berrinches”, de hecho, comienzan poco antes de que se cumpla el primer año. Incluso en este caso, hay algunas reglas de oro que establecer para que el niño pueda aprender a escuchar a sus padres y a sí mismo.

Regla de oro #1: Empatía

Un niño tan joven no sabe cómo expresarse en el lenguaje cotidiano. Depende de ti percibir o intuir precisamente lo que más necesita. Es una “noción” que se aprende a través de la experiencia, pero no sólo eso. Toda madre que ha dado a luz a un niño es capaz de sentir, casi “por la piel”, la razón del llanto de su hijo. Se necesita una mente abierta, empatía y un fuerte sentimiento de amor maternal, en el que las madres naturalmente sobresalen.

Regla de Oro #2: Abrazos

Los bebés tienen una necesidad visceral de esto. A menudo un llanto se calmará más con una dosis suplementaria de caricias, que leyendo el perfecto manual de mamá.

Regla de Oro #3: Firmeza

Todo niño necesita unas cuantas reglas claras y firmes. Siempre deben ser puestos de forma amorosa y nunca como imposiciones, sino como consejos útiles que deben ser seguidos y respetados para una vida mejor.

Regla de Oro #4: Sonríe

Los niños requieren vivir en un ambiente sereno y pacífico y les encanta estar rodeados de sonrisas sinceras. Hablarles con una expresión sonriente y serena sirve para hacerles saber que lo que mamá propone se hace con buenas intenciones. Es tranquilizador para todos los niños y ayuda a construir la autoestima en su mejor momento.

Regla de Oro #5: Relación madre-hijo

Todos los padres deberían aprender que depende de ellos mismos establecer límites y aclarar los roles. Nunca te pongas a la altura de los niños y nunca impongas límites absurdos que sean difíciles de respetar para cada miembro de la familia. Construir una relación saludable entre madre e hijo reduce la posibilidad de que se produzcan excesivos berrinches en el futuro.